La capacidad de entrega de los emails ha sido un desafío que incluso los marketers más experimentados combaten de forma regular.

Probablemente no haya nada más doloroso que darse cuenta de que el email que habías escrito y diseñado con tanta dedicación, nunca llegó a la bandeja de entrada del suscriptor y que, probablemente fue enviado al basurero o marcado como no deseado, donde nunca será leído.

Pero, ¿a qué nos referimos por capacidad de entrega de un email? A la capacidad de colocar correos electrónicos en la bandeja de entrada de los suscriptores según lo previsto. Es la estadística clave a la que los marketers tratan de llegar. Si tu correo no se coloca donde se puede leer, todo lo demás es inútil.

El filtro de spam

A pesar de todo lo que haces para que un email se coloque en la bandeja de entrada de un destinatario, es el proveedor del buzón quien toma la decisión final sobre dónde debe colocarse el mismo; si en la bandeja de entrada o la carpeta de correo no deseado. Eso significa que si te estás enfocando en mejorar la entregabilidad de tus correos electrónicos, debes comprender a los correos electrónicos desde el punto de vista del proveedor del buzón y no de la del destinatario.

Todos los proveedores de buzones tienen un filtro de correo no deseado, un mecanismo que bloquea al correo no deseado entrante. De este modo, cada email entrante debe pasar por el filtro de spam del proveedor del buzón, por lo que es imposible evitar dicho filtro. Sin embargo, al seguir las mejores prácticas de email marketing, puedes convencer al filtro de correo no deseado de que el correo electrónico que recibió de tu parte no es correo no deseado.

Factores que afectan la capacidad de entrega del email

Un estudio de ReturnPath sugiere que un promedio del 13.5% de todos los correos electrónicos entrantes se coloca en la carpeta de spam. Obviamente, no quieres que tu email sea uno de ellos.

Claro está también que los diferentes filtros de spam usan diferentes estándares para evitar que los correos electrónicos no deseados lleguen a la bandeja de entrada de los destinatarios. Sin embargo, hay algunas prácticas comunes que siguen todos los filtros de spam.

A continuación, se muestra la lista de problemas más comunes que afectan la capacidad de entrega del email y las formas en que puedes trabajar en cada uno para aumentar significativamente tus tasas de entregabilidad.

  1. Reputación de la dirección IP
  2. Reputación del remitente
  3. Línea de asunto y contenido
  4. Proveedor de servicios de correo electrónico: tu socio de automatización
  5. Calidad de lista de contactos

Reputación de dirección IP

Una dirección IP es una etiqueta numérica única para cada dispositivo que está conectado a cualquier red informática utilizando el Protocolo de Internet (IP) para comunicarse a través de una red. La reputación de la dirección IP es la medida en que dicha dirección (en realidad, el remitente que utiliza la dirección IP) ha actuado al enviar correos electrónicos, es decir, si es responsable.

Los filtros de correo no deseado juzgan los correos electrónicos entrantes con base en (entre otras características) la reputación de la dirección IP del remitente.

Al enviar campañas, puedes elegir entre utilizar una IP compartida o una IP dedicada.

Una IP compartida surge cuando varios remitentes usan la misma dirección que tu para enviar sus emails.

En consecuencia, la reputación de una dirección IP compartida es la suma de la reputación de todos los remitentes que han utilizado la IP antes que tu. Así que compartir una IP también significa compartir la reputación. De este modo, las malas prácticas de cualquiera de los remitentes anteriores influirán negativamente en la entregabilidad de tus correos.

Por otro lado, una IP dedicada es aquella en la cual tu eres el único usuario de la misma.

Por lo tanto, la reputación de una IP dedicada solo está influenciada por tus propias prácticas ya que tu eres el único usuario de esa IP. Así mismo, eso te da un control absoluto sobre la reputación de tu IP.

Cómo tener una buena reputación de tu dirección IP

Si los volúmenes de emails que envías son relativamente pequeños, usar direcciones IP compartidas te ayudará a controlar los costos. Sin embargo, a medida que tu volumen de envíos crece, tendrás que pasarte a IPs dedicadas.

Por otro lado, cuando comienzas a usar una IP dedicada, no tienes historial previo, por lo que no tienes reputación; ni buena ni mala. Tu tarea será construir una reputación de IP siguiendo las mejores prácticas de email marketing.

Es un hecho que no puedes enviar inmediatamente una gran cantidad de emails en el momento en que obtienes una IP dedicada. Tendrás que aumentar gradualmente la cantidad de correos que envías (a esta acción se le denomina throttling), cuando los buzones comiencen a reconocerte lentamente como un remitente responsable.

Comienza por enviar tus campañas a tus suscriptores más comprometidos. De esta forma, obtienes tasas de apertura mucho mejores y una tasa cero de rebote. Esto enviará señales positivas al proveedor del buzón con respecto a tu reputación.

2. Reputación del remitente

La reputación del remitente es un resultado compuesto de la dirección IP desde la que envías los correos, la reputación de tu dominio, la autenticación SPF (marco de políticas del remitente), el porcentaje de rebote de tus campañas hasta la fecha, las quejas de suscriptores, el compromiso, si has caído en trampas de spams (y cuántas) entre otros factores.

¿Qué es el compromiso hacia el email? Lo que hacen los suscriptores cuando reciben tus correos electrónicos y, lo que resulta clave. Así mismo, las acciones del suscriptor que sugieren que está dispuesto a interactuar más contigo, tales como abrir el correo, leer el contenido, hacer clic en un enlace, seguir una llamada a la acción, reenviar el email, etc., se considera un “buen compromiso”. Por su parte, las acciones como no abrir o eliminar el correo sin siquiera leerlo, se consideran ‘compromiso deficiente’.

Cómo mejorar la reputación de remitente

Trata de mantener a los nuevos suscriptores en una lista separada y añádelos a tu lista opt in, únicamente si confirman que desean seguir recibiendo tus emails. También puedes añadir los rebotes suaves a otra lista hasta que confirmen para luego añadirlos a la lista doble opt in.

Es importante también que mantengas una frecuencia correcta. Por ejemplo, largas brechas entre correos electrónicos aumentan las posibilidades de que las direcciones de correo electrónico válidas se conviertan en trampas de spam. También, si envías emails a tus suscriptores con intervalos irregulares, es posible que lo olviden y es más probable que marquen tu correo entrante como correo no deseado.

Ten un plan de acción para manejar suscriptores inactivos. Dales tu mejor esfuerzo para recuperarlos. Sin embargo, una vez que su inactividad supera un cierto umbral, deja de enviarles emails.

Finalmente, pero no menos importante, nunca utilices listas compradas.

3. Línea de asunto y contenido

Casi el 60% del tráfico de correo electrónico en todo el mundo es correo no deseado. Eso sugiere que los spammers se están volviendo agresivos, por lo que los filtros de spam deben estar un paso adelante.

Una forma por la cual los filtros de spam identifican el correo no deseado es a través del contenido. La mala gramática y las palabras de alto riesgo como “gratis” y “haz $$$ en línea” son algunas de las primeras cosas que hacen que tu correo electrónico parezca sospechoso. Otro contenido que parece sospechoso para los filtros de spam incluye productos de belleza y/o salud como reducción de peso, la mejora del cuerpo y demás productos de farmacia relacionados.

Una línea de asunto en mayúsculas es casi una garantía de que tu email no pasará el filtro de correo no deseado. Además, las líneas de asunto con demasiados signos de exclamación son otro indicador de que el correo es no deseado.

Anteriormente, los emails con URLs acortadas en el contenido eran comúnmente bandera roja; en la actualidad, las instancias de URL acortadas que se marcan en rojo son mucho menos frecuentes gracias a su gran uso en plataformas de redes sociales como Twitter.

También, los mensajes que contienen solo un enlace o solo una imagen son ampliamente tratados como spam.

Cómo hacerlo correctamente

Ejecuta el borrador de tu email a través de la función “comprobar spam” que proporciona Benchmark. Ésta te dará una retroalimentación excelente sobre si necesitas mejorar tu contenido.

Construye una línea de asunto convincente. Si al suscriptor no le gusta la línea de asunto, es probable que elimine tu correo electrónico sin abrirlo. Los proveedores de buzones, especialmente Gmail, creen que cuando los destinatarios eliminan tus correos electrónicos sin abrirlos, los destinatarios no están interesados en tu contenido, ¡una señal de que estás enviando spam! Con el tiempo, los emails siguientes al mismo destinatario pueden enviarse directamente a la carpeta Spam.

Lo mejor es utilizar palabras clave en las que se pueda hacer clic en lugar de URL largas.

Asegúrate también de que el enlace para darse de baja sea claramente visible. Esto puede parecer un poco contra-intuitivo pero funciona. Cuando los destinatarios no pueden encontrar la opción para darse de baja fácilmente, ¡tienden a marcar el correo electrónico como spam!

4. Proveedor de servicios de email (ESP): tu socio de automatización

Selecciona tu ESP en función de tu experiencia y competencia técnica y no por ofertas sospechosas. Por ejemplo, las afirmaciones que hacen los ESP sobre la mejoras de la noche a la mañana en tus tasas de capacidad de entrega cuando cambias a su servicio desde otro lugar son, en su mayoría, demasiado buenas para ser ciertas. ¡En realidad, es muy probable que algo opuesto ocurra!

Recuerda, cuando cambias de ESP, también estás cambiando las direcciones IP. Entonces, cuando los proveedores de correo del destinatario se den cuenta de que de repente estás enviando desde un nuevo rango de direcciones IP, se volverán cautelosos y pueden colocar menos emails en la bandeja de entrada en comparación con la dirección IP anterior.

Si tu nuevo ESP no comprende la importancia de la aceleración moderada, el proveedor del buzón de correo del destinatario podría enviar más de tus emails a la carpeta de correo no deseado.

De qué manera importa el ESP adecuado

Elegir el socio ideal de email marketing es ya, más de la mitad del trabajo hecho.

El socio correcto tendrá la mayoría de las cosas resueltas para ti. Para empezar, cuentan con la tecnología adecuada para manejar cientos de miles de correos electrónicos.

Pueden, por ejemplo, ayudarte a mantener listas segmentadas de direcciones de emails en función de los patrones de participación o intereses de los suscriptores.

También puedes establecer una variedad de opciones de suscripción. Por ejemplo, en lugar de perder por completo al suscriptor, puedes dejar que elija la frecuencia de su suscripción: un boletín semanal, una compilación quincenal o puede ser un resumen mensual.

Finalmente, un buen ESP tendrá medidas fuertes que te cubrirán de ser spam. Por ejemplo, incluso si has optado por direcciones IP compartidas, puedes estar seguro de que la reputación de la IP se ha mantenido en niveles óptimos.

5. Calidad de la lista de emails

Uno de los factores que influyen en las tasas de entrega de tus emails es también, uno con el que puedes actuar rápidamente: direcciones de correo electrónico incorrectas.

Tal vez hubo un error tipográfico cuando el suscriptor ingresó su dirección de correo mientras se registraba, tal vez el suscriptor ingresó a sabiendas una dirección incorrecta, tal vez el suscriptor está utilizando una dirección desechable… Razones como esta conducen a una lista que contiene cantidad de direcciones de correos electrónicos incorrectos y a las cuales no es seguro  enviar tus campañas.

El envío de campañas a estas direcciones genera rebotes, un compromiso escaso o nulo (si la dirección es role based o desechable) y/o quejas. Por ejemplo, Benchmark señala que el envío de emails a direcciones role based genera altos reclamos. La mala higiene de la lista, por lo tanto, influye en la entregabilidad de todos tus emails.  

Cómo lidiar con malas direcciones de correo electrónico

Considera el doble opt-in. Después de que el suscriptor se registre, envíales un email de confirmación, pidiéndoles que hagan clic en un enlace para activar su suscripción. Los suscriptores que no sigan esta acción no recibirán más correos electrónicos.

A continuación, mejora tus prácticas de creación de listas. Por ejemplo, al recopilar direcciones de correo electrónico de forma manual, es normal que tu equipo anote dichas direcciones, por lo que es más probable que se formen errores ortográficos. También, al recopilar direcciones de correo electrónico en línea, utiliza un servicio API de verificación de correo electrónico para validar la dirección de correo electrónico en el punto de entrada (formularios de registro o aplicaciones) antes de que la dirección se agregue a tu lista de suscriptores.

Utiliza un servicio de verificación de emails para verificar las direcciones de correo electrónico de todos tus suscriptores. Se recomienda ampliamente que valides todas las direcciones al menos una vez al año.

Estos, de alguna manera, son algunos pasos que puedes tomar para mejorar la capacidad de entrega de tus emails, no los únicos pero sí algunos de los más importantes. Pues bien, ¡Te deseo éxito en tus campañas de email marketing!

La manera más inteligente de conectar con tus suscriptores

Motivamos a los marketers con soluciones de email engagement intuitivas, respaldadas con estrategias prácticas y soporte dedicado. Incrementa tus ventas y trabaja para hacer a tus clientes felices.