Una prueba A/B en email marketing consiste en conocer cuál de dos elementos es mejor en una campaña, es una forma de conocer una tendencia sobre la percepción que tendrán tus suscriptores con las campañas.

Todos los que trabajamos en marketing queremos conocer cuál es la fórmula para mejorar en todos los esfuerzos que realizamos en redes sociales, posicionamiento en Google o el engagement en una campaña de Email, pero la respuesta más honesta y, al mismo tiempo exasperante, a casi todas las preguntas de marketing es “depende”.

Aunque es un dicho molesto, se da porque no hay una respuesta correcta cuando se trata de marketing. Lo que funciona para una empresa no necesariamente funcionará para otra.

Los clientes y el público son siempre diferentes. Incluso, dentro de tu propia audiencia, factores como la región y la edad pueden afectar la manera en que alguien reacciona a tus campañas de email marketing.

Hay muchas variables que entran en juego con cada campaña y resulta común que nos quedamos con la duda de si estamos haciendo lo mejor que podemos. ¿Estás seguro que tu email marketing conecta con tus suscriptores, clientes y seguidores?

Pruebas A/B para emails

Para crear una prueba A/B dentro del Email Marketing te recomendamos que primero revises los reportes de campañas pasadas para que identifiques qué es lo que quieres mejorar como la tasa de apertura, porcentaje de clics, interacciones, respuestas a los remitentes etc.

Una vez que has decidido cuáles son las variables que quieres mejorar, es momento de revisar todos los elementos que formaron parte de cierta campaña, por ejemplo, colocar la lista de remitentes que se usaron, si se programó el envío en un horario en especial o si se realizó en un determinado día de la semana.

¿Cómo saber si mi Prueba A/B funciona?

La realidad es que los clientes cambian sus interacciones con el contenido que reciben día a día y no sólo en email marketing, si no en varios canales de social media. Por ello que te aseguramos que no hay expertos en marketing digital y sí marketers con experiencia. La única forma para saber si algo está funcionando es probando. Te recomendamos que primero hagas un experimento cambiando sólo un elemento de la campaña como el remitente, por ejemplo “Luisa de Flores.com”, además de ser una de las tendencias en cuanto a personalización y un sentido más humano, con una prueba A/B de este tipo podrás identificar si hubo un incremento en la tasa de apertura, ya que el remitente y la línea de asunto son los primeros factores que influyen para que una campaña sea abierta.

Ejemplos de Pruebas A/B para emails

El Apollo Education Group es la compañía matriz de la Universidad de Phoenix. Sin embargo, a pesar de ser tan importante institución, no pudieron realizar pruebas A/B debido a que tenían herramientas viejas y anticuadas. Al final, actualizaron sus ESPs y descubrieron lo fácil que puede ser realizar una prueba A/B.

Las primeras pruebas que realizaron fueron cosas simples, como líneas de asunto y  nombres de remitente. Sorpresa se llevaron cuando se dieron cuenta cuánto aumentó el compromiso con sus clientes únicamente al probar con diferentes nombres de remitente.

A partir de este suceso, el Grupo Apollo realizó pruebas A/B en la colocación de los enlaces de cancelación de suscripción que se encontraban en la parte superior o inferior de sus campañas. Después, continuaron y establecieron una reunión para ver los resultados y así obtener una comprensión de lo que les resultó exitoso.

Hablando de éxito, el Grupo Apollo logró lo siguiente:

  • Un aumento general del 39% en la tasa  de apertura gracias a las pruebas de la línea “desde”.
  • Un aumento general del 58% en las tasas de clics al probar sus plantillas de correo electrónico.
  • Al agregar un nombre en el pre encabezado, obtuvieron un aumento del 9% en las tasas de apertura.

Pruebas A/B que puedes ejecutar

Cuando vayas a ejecutar una prueba A/B en tus propias campañas de email marketing, ten cuidado de no probar con demasiadas variables a la vez. Debes ser capaz de identificar qué cambio tuvo éxito.

Realiza una prueba a la vez. Identifica tus metas y prueba idea por idea para lograrlo.

Si tu tasa de apertura es baja, trata de probar los elementos que pueden ayudar a mejorar eso. Si, por otro lado, deseas ver un aumento de la tasa de compromiso, concéntrate en esos elementos. Al realizar esto, podrás tener el panorama completo.

A continuación, mencionamos algunas pruebas A/B que puedes ejecutar:

  • Línea de asunto o de nombre: ayuda a mejorar la tasa de apertura
  • Prueba de encabezado: puedes funcionar para aumentar la tasa de compromiso
  • Pruebas de enlaces o de botones: para ver qué CTA aumenta la tasa de clics
  • Copia o voz: probar tu contenido puede ayudar tanto al aumento de compromiso como a las tasas de clics

Déjanos saber lo que estás haciendo

Lo mejor que puedes hacer es poner a prueba todo lo que desees implementar. Con Benchmark Email, puedes probar desde líneas de asunto, nombres de remitente e incluso campañas de correo electrónico completas.

Nos gustaría que nos compartieras lo que has probado. Si ya has realizado pruebas A/B o intentas hacerlo después de leer esta publicación, queremos saberlo. Cuéntanos también lo que has aprendido en los comentarios a continuación.

La manera más inteligente de conectar con tus suscriptores

Motivamos a los marketers con soluciones de email engagement intuitivas, respaldadas con estrategias prácticas y soporte dedicado. Incrementa tus ventas y trabaja para hacer a tus clientes felices.

Latin America Regional Manager

avatar
  Subscribe  
Notify of