¿No sería genial si absolutamente cada email que envías terminara en las bandejas de entrada de tus destinatarios? Si bien ese es sin duda el objetivo cuando se trata de email marketing, a menudo es mucho más fácil decirlo que hacerlo, especialmente con los rigurosos filtros de spam que hay hoy en día.

Claro, sabemos lo que estás pensando: “pero no estoy enviando spam”. Y mientras tu hagas lo correcto, perfecto, sin embargo, tu proveedor de correo electrónico puede que no lo tenga tan claro y es probable que éste cometa un error al elegir qué mensajes llegan a la bandeja de entrada y qué otros caen en el temido buzón de correo no deseado. Es por esto que es importante optimizar tus emails para que no activen ninguna señal de alerta. De hecho, ¡tenemos algunos consejos para ayudarte a hacerlo! Sigue leyendo para aprender ocho consejos para mejorar la entregabilidad de tus campañas que ayudarán a que tus emails de marketing terminen donde realmente deseas.

1.Céntrate en los suscriptores de suscripción voluntaria

No son solo tus tasas de conversión las que sufren por enviar emails a los destinatarios que no han optado por recibir noticias suyas. Los proveedores de correo electrónico tienen términos de servicio bastante estrictos, especialmente cuando se trata de comunicaciones comerciales. Si alquilas, compras u obtienes direcciones de correo electrónico sin permiso directo del cliente, existe una gran posibilidad de que te marquen como spam.

2. Limpia tu lista de contactos

Los emails enviados a direcciones no válidas darán como resultado un rebote y de hecho, tu tasa de rebote es uno de los factores determinantes que los proveedores de correo electrónico y de servicios de Internet consideran al calificar tus mensaje. Afortunadamente, la mayoría de los proveedores de email marketing facilitan ver qué direcciones están generando mensajes devueltos. Asegúrate de revisar tu lista de contactos regularmente para detectar las direcciones inválidas y/o erróneas y así, eliminarlas para no aumentar inadvertidamente tu porcentaje de rebote.

3. Dirige tus mensajes

Los consumidores de hoy quieren saber de las marcas, pero también quieren que esos mensajes se personalicen según sus necesidades y preferencias. En lugar de enviar mensajes masivos a toda tu lista de contactos con un mismo email (lo que podría terminar en que las personas marquen tu mensaje como spam o se den de baja de  comunicaciones futuras), segmenta tu lista de contactos para que solo envíes los mensajes a los destinatarios que realmente les interesan.

4. Autentica tu dominio

Informa a los proveedores de correo electrónico que realmente eres quien dices ser autenticando tu dominio de correo electrónico. Dar este paso es importante porque te ayudará a superar los obstáculos que los proveedores ponen en el camino de los mensajes para asegurarse de que éstos estén garantizados, sean deseados y no contengan material dañino. Para hacer esto, recomendamos autenticarse a través de dos portales diferentes: el Marco de Políticas de Remitente (SPF) y el Correo Identificado de DomainKeys (DKIM), los cuales contribuirán en gran medida a demostrar la legitimidad de los emails que envía tu empresa.

5. Optimiza tus líneas de asunto

Teniendo en cuenta que el 69% de los destinatarios de emails informan que un correo electrónico es spam basándose únicamente en la línea de asunto, vale la pena tener cuidado al elaborar la tuya. Algunas prácticas recomendadas para líneas de asunto efectivas incluyen mantenerla breve, evitar mayúsculas y signos de exclamación, y sobre todo eliminar frases comunes de spam como “sin riesgo” y “satisfacción garantizada”. Haz que tus líneas de asunto también sean personales, ya que se ha demostrado que la personalización aumenta significativamente las tasas de apertura.

6.Evita los archivos adjuntos

Los hackers y los propagadores de virus a menudo usan archivos adjuntos para obtener acceso a las computadoras de los usuarios desprevenidos. Como tal, cualquier usuario de email inteligente sabrá evitar los archivos adjuntos en mensajes de remitentes con los que no están completamente familiarizados, y por su parte, los proveedores de correo electrónico considerarán un archivo adjunto como una posible señal de alerta. Si deseas mandar a tus destinatarios a un determinado archivo, opta mejor por un enlace

7.Mantén tu mensaje limpio, conciso y profesional

Si no deseas que tu correo se marque como no deseado, no escribas como un spammer. Esto incluye, desde luego, el evitar errores tipográficos y gramaticales, así como apegarse a los tipos, colores y tamaños de fuente estándar. Esto es bueno para reafirmar tu autoridad en general, tanto con las personas que reciben tus mensajes como con las plataformas de correo electrónico que los entregan.

8. Facilita a los destinatarios la opción de darse de baja

El hecho de que desees que nadie anule la suscripción a tu correos electrónicos no significa que no debas facilitarles que lo hagan. Proporcionar un enlace claro para “darse de baja” en tus correos ayuda a designarte como legítimo. De hecho, también se requiere legalmente en la mayoría de los países, incluido Estados Unidos (Ley CAN-SPAM). Este enlace debe ser obvio, accionable y fácil de encontrar en la página. Además de ser necesario para el cumplimiento de marketing, por otra parte también te aseguras de que si alguien ya no quiere saber de ti, optará por no participar en lugar de marcarte como spam.

No existe una única forma mágica de enviar siempre tus correos a la bandeja  (si lo hubiera, ¡te prometemos que te lo diríamos!). Sin embargo, existen mejores prácticas que pueden ayudar a todos los marketers a aumentar sus tasas de entrega de campañas. Te aseguro que si sigues los consejos anteriores vas a terminar donde deseas estar la mayoría de las veces.

La manera más inteligente de conectar con tus suscriptores

Motivamos a los marketers con soluciones de email engagement intuitivas, respaldadas con estrategias prácticas y soporte dedicado. Incrementa tus ventas y trabaja para hacer a tus clientes felices.