Cuando las plataformas de redes sociales mueren, tu lista de email se mantiene de pie

Tiempo de lectura: 3 Minutos Más Allá

La regla número uno para cualquier proyecto de diseño de sitio web es mantener guardados tanto tus datos como tus métodos en el mismo lugar. Este es el por qué:

Si estás construyendo un sitio web que para concretarlo se tiene que basar en aplicaciones y plataformas de terceros, estás comprometiendo tu capacidad para mantener intacto tanto tu sitio web como tus datos, ya que esas aplicaciones y plataformas mueren naturalmente con el tiempo. Digamos que inviertes $5,000 en un sitio web y al final terminas dependiendo de una aplicación de terceros completamente diferente para crear el foro de la comunidad. ¿Qué harás si esa aplicación de foro de terceros desaparece? ¿Qué vas a hacer si después esta aplicación se vende a otro negocio y luego cambia el precio o el modelo en sí? En cualquiera de estas situaciones, tus activos digitales estarían completamente comprometidos y fuera de tu control.

No es raro que incluso las aplicaciones más populares se deslinden de las apps de terceros que utilizan. De hecho, Snapchat hizo exactamente esto recientemente. En consecuencia, esto nos lleva a analizar nuevamente cómo es que la misma regla de la seguridad de datos se aplica a nuestro negocio de diversas maneras como por ejemplo, las plataformas de redes sociales.

Las aplicaciones de terceros no son las únicas que pueden morir. Piensa en todas las plataformas de redes sociales que han ido y venido. Seguro no has utilizado todas, pero por ejemplo, todo mundo usó MySpace en algún momento y, ¿que pasó cuando MySpace se extinguió? Cambió su dirección para centrarse una vez más en la música y cuando pasó esto, ¿decidiste dejarlo por Facebook? ¿Qué les pasó a todos tus contactos cuando decidieron migrar paulatinamente a otro lado?

Echemos un vistazo a algunas de las preocupaciones que existen acerca de mantener la integridad de los datos y de paso analizar el caso de MySpace. Después de su declive, MySpace “desapareció” los blogs de los usuarios. Todo ese contenido duramente trabajado junto con todas las interacciones alcanzadas desaparecieron con la aplicación de la noche a la mañana. Particularmente, este suceso fue perjudicial para los usuarios que no habían guardado su contenido en otro lugar y/o que basaron a MySpace como su plataforma. Supuestamente, la plataforma de medios sociales impulsó este movimiento en un esfuerzo por “modernizar” su página. Sin embargo, todo ese historial de usuarios y los registros desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos sin ningún aviso ni oportunidad para recuperar el contenido.

MySpace y LinkedIn también fueron atacados por hackers, un ataque que comprometió los inicios de sesión de millones de usuarios que, a su vez, comprometió sus cuentas. 427 millones de cuentas de MySpace fueron hackeadas y 100 millones de usuarios de LinkedIn fueron atacados y así, su información se puso a la venta al mejor postor en el mercado negro.

El informe de investigaciones sobre violaciones de datos de 2016 mostró que los crímenes de seguridad cibernética eran una de las mayores amenazas, con un costo estimado de 2 billones de dólares para 2019. Lo cierto es que cualquier plataforma de medios sociales es un objetivo. Cuanto más grande sea la plataforma, más grande será el objetivo. Lo mismo ocurre con aquellas plataformas de medios sociales que podrían ser atacadas por razones políticas y/ o por sus políticas de censura. En caso de que hayan asegurado sus paredes contra estos ataques, todavía no hay nada para asegurarse de que la empresa no va a cambiar su método de práctica o de negocios o incluso que sea vendida a otra empresa.

De esta especulación nacen especialmente los casos de Twitter y Facebook, ya que se han visto envueltos cada vez más en afiliaciones políticas a través de los intereses de la administración y/o de los inversionistas. El punto es que no se puede controlar la dirección en la que irá la plataforma en el futuro pero sí se pueden minimizar los daños.

LinkedIn es un gran lugar para comenzar. LinkedIn es la plataforma más grande de redes sociales de negocios que existe. Permite a los usuarios exportar su lista de contactos, la cual, más adelante, pueden integrar en sus listas de email.

Al final del día, tu lista de email es el único activo tangible real que tienes, la única cosa que permanece contigo mientras las plataformas van y vienen. Tener una lista de suscriptores enganchados, especialmente los suscriptores que has sido capaz de “atraer” de las redes sociales valen mucho. Esta es la comunidad de gente que permanecerá contigo a pesar de que cambie el paisaje digital. Con la herramienta de Automatizaciones Pro de Benchmark, puedes configurar tu recorrido para optimizar tus listas y así aumentar el nivel de engagement con tus suscriptores. Al final del día, no se trata solo de tener una lista; se trata de saber usar dicha lista y a su vez cómo mantener su integridad.

La manera más inteligente de conectar con tus suscriptores

Motivamos a los marketers con soluciones de email engagement intuitivas, respaldadas con estrategias prácticas y soporte dedicado. Incrementa tus ventas y trabaja para hacer a tus clientes felices.